Subscribe

RSS Feed (xml)

Powered By

Blogger Template From:
Free Blogger Skins

Powered by Blogger

Sunday, 16 October 2011

9. I miss you.

- ¿Van a volver? ¿quiere volver con ella? - pregunté titubeando.
- No lo se, Tom no ha dado muchos detalles. Dijo que iría a verla esta mañana. También me dijo que te cuide, cosa que al parecer no hice del todo bien ya que podrías haber provocado una explosión.
Se hizo un gran silencio. Yo miraba la taza ya vacía, como encontrando una explicación a la desolación que sentía en ese momento. Fue repentino, inesperado. Como un hueco en el alma, como si alguien hubiese absorvido mis sentidos.
- ¿Te sientes bien? - preguntó Dougie preocupado.
- Si, claro. - mentí. ¿Por que lo dices?
- Tu cara, no te ves nada bien.
- Quizás es porque dormí en una extraña posición anoche y mi cuello está destrozado.
- Si quieres puedo ayudarte.
···
- Eres bienvenido.
Colocó una silla detrás del banco en el que me encontraba y masajeó mi cuello y hombros, haciéndome sentir un gran alivio.
- ¡Vaya contractura!
- No es bueno dormirse durante una película de terror, lo recordaré la próxima vez.
- Es un buen punto.
El resto de la tarde transcurrió lentamente. Dougie me invitó a almorzar afuera, para descansar mi mente. Si bien intenté no demostrar mi preocupación, creo que fue un tanto obvia.
Era interesante ver el increíble esfuerzo que empleó en hacerme reir y sentir mejor. Dougie si que era un gran amigo, una gran persona.
Ya anocheciendo, fuimos a mi casa, donde me preparé para la noche. Dougie también se arregló, y nos fuimos a la casa de Danny donde cenaríamos para celebrar mi cumpleaños, que era al siguiente día.
Tom no se encontraba allí. Comenzaba a preocuparme, ¿y si algo malo había sucedido?
Los chicos parecían muy tranquilos.
Comenzamos a hablar de mi cumpleaños, los chicos esperaban que hiciera una gran fiesta, ¡vaya decepción iban a llevarse!, seguramente los invitara al cine, o algo así.
Dougie me dejó en casa, muy avanzada la noche. Antes de entrar, miré con melancolía la casa de Tom. Ni una luz prendida. Tom no estaba. Se había reconciliado con su ex y me había olvidado.
Con solo pensar eso, mi corazón estalló en mil piezas. Hice un gesto con mi mano a Dougie para darle a entender que podía irse. Vi el pequeño auto alejarse, respiré hondo y abrí la puerta de mi casa.
Corrí angustiada al baño. Cerré la puerta y dejé que las lágrimas corrieran. Limpié mi maquillaje, tomé un baño y me dirigí a mi habitación.

Wednesday, 12 October 2011

8. I've got you.

La canción acabó y su risa estruendosa comenzó a repiquetear nuevamente.
- Bailas bien - sonrió.
- Claro que no, tu lo haces.
Compartimos un durarero abrazo que confirmó el hecho de que era mucho mas que un amigo para mi.
Dougie había abierto mi mente. Quizás yo era capaz de amar profundamente.
Me tomó por su espalda y me llevó hacia el interior de la casa, donde preparamos los tres juntos un sabroso almuerzo. Comimos afuera, sentados bajo el sol - no era muy común un día así en esa época, por lo que era mejor aprovecharlos al máximo - hablando y riendo.
Continuamos afuera hasta el anochecer, cuando entramos y nos sentamos en el gran sillón a ver algunas de las películas que Tom había alquilado.
Pasar tiempo con ellos hacía que viviera la vida como nunca antes se me había siquiera ocurrido. Como aquellas películas en las que todos viven felices y comen perdices.
Dejándonos llevar por las horas y las películas, comenzé a cerrar lentamente mis ojos.
···
Una fuerte luz impactó en mi rostro lo que provocó que me despertara sobresaltada. Me encontraba en el sillón. Dougie dormía a mi lado y apretaba mi mano, como si aquella fuese un pequeño osito de peluche. No había rastros de Tom. Hasta donde recordaba, nos habíamos dormido los tres allí.
Le di un suave beso en la mejilla que le provocó cosquillas y como consecuencia, soltó mi brazo. ¿Alguien se habría detenido antes a apreciar lo angelical y tiernamente que Dougie dormía? sonreí al verlo y me dirigí a la habitaciòn de Tom con la esperanza de encontrarlo allí. Pero tampoco estaba.
Comenzé a preparar el desayuno para Doug y para mi. No era una gran cocinera, pero el hecho de que Tom no estuviese a mi lado me había preocupado. Pretendía calmar mis nervios cocinando. No lo conseguí del todo, ya que dejé caer una taza que estalló en miles de piezas. Dougie apareció corriendo sobresaltado. Comenzó a reirse cuando notó que el estruendo provenía de un descuido de una de las personas mas torpes que conoció en su vida. 'Era de esperarse', sonrió.
Mientras desayunábamos, recordé el motivo de mis nervios - ya que la situación de la taza y el sobresalto de Dougie habían hecho que lo olvide y por un instante  al fin me relajara.
- ¿Sabes donde está Tom? no suele salir los domingos por las mañanas.
- Quizás fue a confesarse, imagina todo lo que se le habrá cruzado por la mente al haber pasado la noche junto a estas bombas sexuales.
No pude evitar reir. Dougie sonrió, satisfecho por haber provocado la risa en mi estado de preocupación.
- Dale tonto, enserio.
- Creo que iba a ver a Giovanna.
- ¿A quién?
- Giovanna, su ex novia.
Mi corazón se paralizó.