Subscribe

RSS Feed (xml)

Powered By

Blogger Template From:
Free Blogger Skins

Powered by Blogger

Sunday, 11 September 2011

3. Our time is here.

Luego de merendar, abrí mi armario en búsqueda de algo que vestir. Escogí la mejor ropa posible, y me bañé. Recogí mi cabello en una pequeña cola que dejaba mis ondas caer sobre mis hombros prácticamente desnudos - llevaba un vestido floreado con finas tirillas - y unas sandalias negras con un pequeño taco. Puse un poco de labial rojo sobre mis labios, delineé mis ojos y añadí un poco de rímel a mis pestañas. Respiré hondo, y me dirigí a la cuidada casa de Tom.
El timbre sonó y la puerta se abrió. Tom me recibió con una gran sonrisa. 'te ves muy bonita' susurró. Su casa era aún más increíble por dentro. En un gran sillón de cuero negro se encontraban algunas personas. Tom me presentó y ellos me saludaron amablemente. Llegué a sentirme incómoda horas después. Las parejas se esparcieron por el lugar y los pocos que continuaban conversando, hablaban velozmente permitiéndome entender muy poco.
Tomé un vaso de refresco y comenzé a recorrer la casa. Un cuarto vacío que solo contenía un piano captó mi atención. Desde su ventana veía el árbol en mi jardín. Entré y cerré la puerta detrás de mi. Me senté junto al piano, tomé aire y puse mis manos sobre las teclas, dejando que mis dedos recorran cada una de ellas permitiendo a la música salir de lo más profundo de mi corazón. Cerré mis ojos y dejé fluír los recuerdos.
Comenzé a tocar 'Somewhere over the rainbow'. Era una de esas canciones que tocaba con mi abuelo. Una voz, una hermosa voz comenzó a acompañarme. Volteé. Tom caminaba hacia mi sonriendo y cantando. Se sentó a mi lado y tocamos juntos. El mundo había desaparecido a nuestras espaldas. Solo éramos Tom, yo, y su piano. La música que nos unía. Inesperadamente, ambos comenzamos a reir. Ese fue uno de esos momentos en los que el tiempo se detiene y te pones a pensar '¿está esto realmente sucediendo?'. Tan poco hacía que nos conocíamos, y sentía que lo había tenido a mi lado toda mi vida. Me abrazó. Creí que mi corazón se había detenido. Jamás me había sentido tan cercana a alguien, y me asustaba un poco. Pero por algún motivo coloqué mi cabeza en su pecho e intenté que ese instante fuese eterno. Me sentía protegida.
El chico rubio de ojos claros, Dougie, - creo que ese era su nombre - asomó su cabeza en el marco de la puerta. 'Lo siento Romeo, pero necesitamos tu ayuda' al oír esa palabra ambos nos separamos, ruborizados. Tom se puso de pie y corrió escaleras abajo. Y yo me quedé, pensativa, recostada sobre el piano tocando algunas notas con mi mano izquierda.

1 comment:

Delfina said...

me muero acá
te juro que leer esto me hace soñaaaaaar

Post a Comment